“La farmacia tiene que diversificar su oferta”

pensioner-998544_960_720

La antigua botica de la familia de Ignacio Fernández se encuentra en una de las zonas más céntricas de Córdoba. Desde que él cogiera el relevo de su madre en 1996 se han producido grandes cambios que han obligado a la farmacia a adaptarse a las nuevas necesidades del mercado. “El día a día de las farmacias se va adaptando y cambiando siempre buscando la mejora en la atención al paciente. Lo que más me satisface de mi profesión es la interacción diaria con el cliente y el hecho de poder colaborar en la mejora de su salud”.

Las transformaciones que ha experimentado el sector, junto con la nueva normativa y el distinto perfil del paciente son algunos de sus retos más importantes. “El usuario habitual de nuestra farmacia suele ser un pensionista polimedicado que requiere mucha más atención. Esto nos ha obligado a invertir mucho más tiempo en aspectos administrativos y, una vez terminado este proceso, comenzar con la dispensación habitual. En resumen, la relación con el cliente ha cambiado bastante por los cambios producidos en los sistemas  de prescripción y de dispensación”.

Otro de los aspectos esenciales en la profesión es la introducción de los servicios profesionales distintos del medicamento. “A pesar de que hoy en día dispensamos más que vendemos estoy convencido que el futuro está en los servicios profesionales farmacéuticos. En este momento están debutando en el sector, y por ello representan aún un porcentaje bajo, pero, sin lugar a duda, debemos dirigirnos a su mayor ampliación e implementación”. 

Servicios como la dermocosmética están experimentando un gran desarrollo como consecuencia de una mayor preocupación por la salud de la piel por parte de la población. “Es importante que nos formemos y obtengamos una buena especialización con el fin de dar un servicio personalizado y de calidad, pero también es esencial que seleccionemos cuál de ellos vamos a ofrecer en función de nuestra clientela, de manera que cada farmacia debe tener su cartera de servicios adaptada a su perfil de pacientes”.

Ignacio apuesta de forma decidida por la implantación de los servicios profesionales farmacéuticos y para ello participa como miembro de una comisión específica creada para tal propósito. “Los servicios profesiones son esenciales, la farmacia tiene que diversificar su oferta para conseguir un futuro sólido, pero para que sean efectivos deben estar protocolizados, registrados y remunerados. En esta línea estamos trabajando desde el Consejo Andaluz de Colegios Farmacéuticos y los primeros resultados son muy satisfactorios en los dos servicios que actualmente están protocolizados y validados por el SAS: uno es MAPAFARMA (Medida Ambulatoria de la Presión Arterial en la oficina de farmacia), y el otro es la elaboración de SPD (Sistemas Personales de Dosificación)”.

En cuanto a las líneas de futuro en la farmacia, “debemos buscar siempre la excelencia como profesionales sanitarios, y aplicar procesos de mejora en la gestión”. Según Ignacio, la situación sería más benévola si los recortes se hubieran dirigido proporcionalmente a todos los agentes que participan de la sanidad. No obstante, y a pesar de las dificultades, se muestra optimista. “Tenemos un futuro prometedor, pero será imprescindible que mantengamos la gran calidad asistencial, y a ella le añadamos servicios profesionales que se adapten bien a nuestra clientela, sólo así seremos competitivos”.

www.imfarmacias.es

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR